¿Cuáles son los tipos de Velas Náuticas?

Seguro que más de una vez te has fijado en los barcos con velas que se pasean por el mar. Son embarcaciones preciosas que aprovechan el empuje del viento para poder ir avanzando y descubriendo nuevos caminos por los océanos.

Sin embargo, la parte más importante de estos barcos son, efectivamente, las velas náuticas ya que, sin ellas, estas embarcaciones no podrían avanzar o tendrían que gastar mucha gasolina del motor, una alternativa poco ecológica y que hace que este deporte pierda su esencia.

Por eso, a continuación vamos a hablar sobre las velas náuticas para que, así, puedas entender mejor su funcionamiento y la gran importancia que estas tienen en las embarcaciones marítimas.

[toc]

Tipos de velas de barcos

Existen diferentes tipos de velas náuticas y hay algunas que se encuentran en todas las embarcaciones de esta clase pero, otras, que tan solo están en las más grandes o las más complejas.

Aquí vamos a analizar las clases de velas náuticas más comunes que se hallan en la mayoría de los barcos para que aprendas a diferenciarlas fácilmente. Son las siguientes:

Vela mayor

Esta es una de las clases de velas náuticas que existen en todos los barcos de estas características. Tal y como su propio nombre indica, esta es la vela que ocupa una mayor superficie en la embarcación y es fácilmente identificable porque es la que ocupa la parte más principal del barco.

Esta vela va sujeta del mástil, es decir, del palo más largo que se coloca de forma vertical y que sostiene estas velas. Para que se pueda ejecutar el funcionamiento tan solo se deberán izar y arriar las velas para poder aprovechar la fuerza del viento y dirigirnos a donde queramos.

Por tanto, para que este tipo de velas pueda funcionar correctamente será esencial que exista intensidad del viento y que esta sea la justa para que nos permita desplazarnos pero sin que se exceda de fuerza. Independientemente, es posible navegar con toda la vela o, en su defecto, con solo una parte para poder ir aprovechado el viento y usarlo como medio de movilidad.

Estas velas se han izado desde siempre de forma manual pero, en los últimos tiempos, existen enrollables automáticos que permiten agilizar este proceso y facilitarlo al marinero.

La vela náutica “génova”

Otra de las clases de velas de barco que encontramos es la que se conoce como “génova”. Se encuentra fijada entre el estay de la proa y la punta superior del mástil; se enrolla sobre ella misma y se suele utilizar para aprovechar al máximo la fuerza del viento y, por tanto, permitir que la embarcación se mueva.

Al igual que ocurre con la vela mayor, esta vela también puede usarse completa o tan solo una parte de ella; esta elección dependerá de la intensidad del viento.

Para poder sujetar bien este tipo de vela, la embarcación cuenta con dos mordazas que nos permitirá aguantarla bien y que la recojamos o la abramos según sean nuestras necesidades de navegación.

Spinaker, otra de las velas náuticas más comunes

Esta vela de barco es la más vistosa de todas ya que es la más grande y con mayor volumen. A diferencia de las otras velas náuticas, esta se caracteriza porque, por lo general, suele tener un color diferente y más llamativo.

Sin embargo, esta vela no forma parte de todas las embarcaciones sino tan solo de aquellas que se conocen como “barco de balón”. Se iza cuando el viento es flojo y se quiere aprovechar su intensidad al máximo creando como una especie de “bolsa” o de “reserva de energía”.

 

Tras haber hablado de los tipos de velas que nos podemos encontrar en el mundo náutico, uno de los factores muy importantes dentro de la navegación a vela es la tela con la que se hacen las velas.

Tela para velas náuticas

Ahora vamos a analizar un elemento clave: la tela de las velas náuticas. Este elemento ha ido cambiando con el paso de los años y, actualmente, se usan materiales más seguros y perfectos para poder soportar bien el viento y aprovechar al máximo su intensidad y energía.

Vamos a hacer un breve recorrido histórico por el diseño y confección de velas náuticas parra ver la evolución que han experimentado.

Al principio, las velas eran de lino pero esto cambió en el 1951 cuando el campeón de la Primera Copa América sorprendió a todos con unas velas hechas de algodón. Se descubrió que, al ser un tejido más ligero,se conseguía un mejor rendimiento.

Sin embargo, pronto se dieron cuenta que el algodón no era un buen material para hacer las telas de las velas náuticas porque no era muy resistente a la salitre y al agua y, en poco tiempo, terminaba pudriéndose. Por tanto, se tuvo que pensar en otra opción.

Fue después de la Segunda Guerra Mundial cuando aparecieron los plásticos y, con ellos, se desarrollaron las fibras sintéticas: nylon, kevlar, tergal, etcétera.

Todas ellas son telas que proceden del plástico y que son mucho más resistentes y con mayor flexibilidad, por ello, empezaron a usarse para diseñar velas náuticas como es el caso de las Spinnaker que suelen estar confeccionadas con nylon.

Otros Tipos de VELAS que te pueden interesar: